Publicidad
Confidencial · 11 de Junio de 2019. 00:20h.

Abogacía del Estado: 'tongo'

A consecuencia de la presión de Sánchez

Abogacía del Estado: 'tongo'

Imagen de un tuit del abogado del Estado Edmundo Bal, apartado del juicio del proceso independentista

La presentación de las sólidas conclusiones finales por la fiscalía durante el juicio por los hechos del otoño de 2017 ha contrastado de manera muy llamativa con el informe de la Abogacía del Estado, muy débil, que ha reflejado la presión que hizo el Gobierno de Pedro Sánchez para que retirase la acusación de rebelión. Esta presión era la consecuencia de los intentos del Ejecutivo del PSOE en aquellos momentos de llegar a acuerdos con los independentistas catalanes, con el objetivo de que apoyasen el proyecto de presupuestos del Estado del Gobierno de Madrid.

Fuentes judiciales destacan que el intento de la abogada del Estado, Rosa María Seoane, de justificar el cambio de la acusación de rebelión por la de sedición fue un fracaso. La letrada admitió que el independentismo utilizó violencia e intimidación, pero que esta utilización “no fue nuclear en el plan de los acusados”. Añaden que no tiene sentido plantear que los episodios violentos que se produjeron no estaban coordinados, y que no hubo un plan conjunto previamente acordado. Además, según estas fuentes, durante algunos momentos la abogada del Estado pareció no estar convencida de lo que decía.

Las mismas fuentes recuerdan que el abogado del Estado responsable de este asunto, Edmundo Bal, fue apartado de esta responsabilidad después de haberse negado a ceder a las presiones del Gobierno de Sánchez para que eliminase de su acusación el delito de rebelión. El propio Bal, después de la intervención de los fiscales y de la abogada Seoane, escribió en Twitter que “hoy queda aún más claro por qué me cesaron. La fiscalía sí ha sido contundente y coherente con los hechos”.

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 11/06/2019 - 23:21

Seoane tuvo su oportunidad de demostrar que la Abogacía del estado no es la Abogacía del Gobierno en las conclusiones del juicio. Lamentablemente con su floja argumentación a favor de la sedición decidió no morder la mano que la alimenta.
Lamentable.