Publicidad
Confidencial · 10 de Enero de 2020. 00:10h.

Adiós a las movilizaciones

Las nuevas plataformas tampoco tiran

Adiós a las movilizaciones

Imagen de la conmemoración de la Diada de 2019

El proyecto independentista catalán, en fase terminal, ya se desarrolla sólo en dos niveles: el político y el judicial, aunque con un gran apoyo mediático. La gran diferencia con fases ya pasadas es la incapacidad actual de conseguir grandes movilizaciones para reforzar desde la calle las posiciones independentistas. Cuando algunos intentan reactivar los viejos tiempos, el fracaso es evidente. Así, una decisión que implica que el presidente de la Generalitat puede quedar legalmente inhabilitado para ejercer como diputado y, por tanto, como presidente, no ha encontrado una resuesta movilizadora apreciable.

Fuentes del independentismo explican que, cuando se constató que había síntomas de una clara desmovilización, se intentó un giro, consistente en que la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural fueran sustituidas en la función movilizadora por los comités de defensa de la república (CDR) y por el Tsunami Democrático. Estas dos nuevas plataformas se encargarían de las movilizaciones.

Sin embargo, esta operación también ha fracasado. Y la impotencia y frustración ante la imposibilidad de movilizar a los ciudadanos se empezaron a traducir en actuaciones de una gran violencia, minoritarias y aisladas, aunque con un importante eco mediático. Pero esta nueva dinámica ha implicado un considerable desprestigio de la imagen del independentismo catalán, que hasta ahora pretendía ser un movimiento pacifista, la revolucion de las sonrisas.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad