Publicidad

Que la independencia fue posible

Aún se lo creen

Imagen de las banderas de Catalunya y España en el Palau de la Generalitat

Fuentes de los colectivos moderados y pragmáticos del independentismo catalán tienen una explicación para el sorprendente hecho de que todavía haya sectores independentistas que consideren viable la independencia de Catalunya a corto plazo. La explicación es que estos sectores piensan que en noviembe de 2017 la independencia era totalmente posible, y que no se consiguió por algunos pequeños errores de los independentistas.

En este sentido, los dirigentes y grupos independentistas afines a Torra y Puigdemont siguen pensando lo que pensaban en el otoño de 2017, es decir, que el Estado español, muy afectado por la crisis económica y la corrupción, era tan débil que no tendría capacidad para frenar la iniciativa independentista, que además, sería avalada por la Unión Europea.

El hecho de que el independentismo radical todavía esté convencido de que esas condiciones se mantienen, después del fracaso total y contundente del proyecto independentista, indicaría que estos sectores no han asumido ese fracaso ni han entendido que cometieron un grave error cuando infravaloraron al Estado español y se autoengañaron con un imaginario apoyo de Europa.

Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 Pepe, Alacant, 26/04/2019 - 11:10

Infravaloraron al estado español, a la UE, y a la población catalana mayoritariamente no independentista. Eso va más allá de errores, es un delirio supremacista sustentado con fantasías, que ha causado, y causará un daño enorme. "La humildad no es más que la verdad, y el orgullo no es más que mentir". San Vicente de Paúl.

#1 Demetri, Barcelona, 26/04/2019 - 09:45

Mentres continuin cobrant, vivint de les prebendes i dels privilegis, col.locant a familiars i amics a les institucions, donant subvencions a tort i a dret a activistes (apreteu, apreteu), mentres continuin mantenint els fugits de la justicia a cos de rei, mentres tinguin moSSos com el pocavergonya dels videos, s'ho creuran. Quan arribi Vox ja no