Publicidad

‘Número’ independentista en el Congreso

Batet, desbordada

Meritxell Batet, durante la sesión constitutiva del Congreso

El acto de constitución de la legislatura española surgida de las elecciones generales del pasado 28 de abril fue capitalizado por los cuatro diputados y el senador independentistas catalanes encarcelados que, con sus invocaciones a la república catalana y su denuncia de la supuesta existencia de presos políticos en el Estado español, crearon una situación que desprestigia a las instituciones españolas, según algunos dirigentes de partidos de ámbito estatal. Sobre todo, porque los presidentes de las cámaras permitieron estos hechos, especialmente bochornosos en el Congreso.

Según estas mismas fuentes, la sesión de las Cortes del pasado martes día 21 lanza un mensaje hacia el exterior muy preocupante para la democracia española, y es una importante victoria para el movimiento independentista catalán, uno de cuyos objetivos fundamentales es conseguir desgastar y deteriorar en el exterior la imagen del sistema democrático español.

Desde que el proyecto independentista fracasó totalmente durante el otoño de 2017, el principal objetivo de los dirigentes del independentismo es la crítica y el desprestigio del Estado español y de su sistema democrático, y, según las mismas fuentes, el espectáculo que sus representantes organizaron en las Cortes el pasado martes, ante la total pasividad de Meritxell Batet, totalmente desbordada, y Manuel Cruz, sí consigue ese desprestigio de las instituciones democráticas españolas.

Publicidad
Publicidad

4 Comentarios

Publicidad
#3 Con los docentes, ya se sabe..., Bcn, 23/05/2019 - 21:57

Mucho fardar de intelectual, de doctora en derecho constitucional, pero en la practica, no tienen ni puta idea.

#2 botifler1914, Sinitaca, 23/05/2019 - 12:24

Solo le falta que el Supremo la acuse de desacato por cobarde y "caga-dubtes".

#1 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 23/05/2019 - 00:20

La Batet ya ha demostrado desde el minuto 1 que el cargo le viene grande. O peor, que sea cómplice de los separatistas. Debería haber cortado tanto los pateos de protesta, como no permitido juras de constitución que no lo son, que son burlas a la misma. Unos acataron la Constitución y otros la atacaron, sin que ella la defendiese.

#1.1 JOSE MASSAGUE VENDRELL, Barcelona, 23/05/2019 - 02:46

Me imagino a Ana Pastor, tragando quina y con las tripas revueltas viendo la bonita charanga de los juramentos. Es evidente que el enfrentamiento de Rufian no se va a repetir con esta nueva presidenta (con minuscula, no me sale darle a la P mayúscula)