Publicidad

Critica la ley que apoyó

Bumerán contra Mas

Imagen de archivo del ex presidente Artur Mas

Artur Mas se ha referido en unas recientes declaraciones a las supuestas relaciones del entorno del ex presidente Puigdemont con algunos de los miembros de los CDR acusados de actividades relacionadas con el terrorismo. Y ha dicho que España está “preparando el terreno para, algún día, poder llegar a ilegalizar a los partidos independentistas”.  

Lo que no ha dicho es que esa eventual ilegalización a la que hace referencia se realizaría mediante la aplicación de la ley de partidos, que el grupo parlamentario en el Congreso de CiU, coalición a la que pertenecía Mas, apoyó con sus votos. El apoyo de los convergentes se decidió después de que el PP y el PSOE aceptasen casi todas sus enmiendas, y el portavoz del grupo, Manel Silva, señaló que “es una ley constitucional, y tras recogerse las aportaciones [de CiU], no caben objeciones jurídico-constitucionales a la misma”.

Además, cuando la coalición convergente apoyó esta ley en el Congreso de los Diputados, en mayo de 2002, Mas no era precisamente un militante de base de Convergència, sino el secretario general del partido, es decir, el número dos después de Jordi Pujol. Asimismo, era el conseller en cap del Govern que presidía Pujol, es decir, el número dos del Ejecutivo catalán.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad