Publicidad

El independentismo, acorralado

Chaparrón

Imagen del tribunal que juzgó los hechos del otoño de 2017

La judicialización de las consecuencias del proceso independentista de Catalunya ha producido últimamente, en una fase reducida de tiempo, una serie de resoluciones judiciales e institucionales, algunas de ellas muy contundentes, que están colocando al independentismo en una situación muy difícil, y haciendo inviable los intentos de aplicar su proyecto en el futuro.

Así, el Tribunal Supremo ha confirmado que Oriol Junqueras no puede ser diputado del Parlamento Europeo (PE), y ha negado que tenga que pedir un suplicatorio a la eurocámara para que cumpla la condena que le impuso el tribunal del juicio por los hechos del otoño de 2017. Y por otra parte, ha ratificado la decisión de la Junta Electoral Central de aplicar la inhabilitación del presidente Torra para ocupar cargos públicos.

Inmediatamente después, el propio PE ha aplicado la decisión sobre Junqueras, y la Junta Electoral Provincial ha notificado que Torra no puede ser diputado del Parlament de Catalunya. Por último, un juzgado de Manresa ha denegado la petición del habeas corpus a Junqueras, que habían solicitado sus abogados, y el Departamento de Justicia de la Generalitat ha ratificado la decisión de las juntas de tratamiento de aplicar el segundo grado penitenciario a los dirigentes independentistas encarcelados, en vez del tercero, como pretendían parte del Govern y los sectores independentistas más radicales.

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#1 M, POLINYA, 15/01/2020 - 12:42

Cada vez está mas claro que el movimiento independentista es un proyecto fracasado, y a pesar de la fé y entusiasmo que ponen sus acérrimos seguidores, y a pesar de sus machaconas consignas de persistir hasta la extenuación, la realidad se va imponiendo y dejando en ridículo a sus cada vez mas escasos fieles.

#1.1 Veciana, Barcelona, 15/01/2020 - 16:11

Los sociatas lo salvarán,igual que ZoPenco dio oxígeno a ETA cuando no tenían dinero ni para hacer pasquines gracias a Aznar.