Publicidad

Apoyando al independentismo

Colau asume su error

El Ayuntamiento de Barcelona con el símbolo independentista del lazo amarillo

Ada Colau está empezando a considerar la posibilidad de que haya cometido un grave error estratégico con su claro acercamiento al movimiento independentista catalán durante la última fase del proceso soberanista, según fuentes de Catalunya en Común, la formación política impulsada por la alcaldesa de Barcelona.

En el marco de este acercamiento al independentismo, Colau provocó la ruptura de su pacto con los socialistas en el equipo municipal de gobierno y propició el control independentista de la Mesa del Parlament. A cambio, las formaciones independentistas debían permitir la aprobación de los presupuestos municipales.

La estrategia de Colau provocó que el 21-D su partido perdiese 40.000 votos y tres escaños, quedando en quinta posición en la ciudad de Barcelona, donde Ciudadanos ganó en los distritos donde los comunes habían ganado en las anteriores elecciones municipales. Además, el PSC impidió la aprobación de los presupuestos, y Colau ha tenido que presentar, como ya debió hacer el pasado año, una moción de confianza para poder aprobar las cuentas.

Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 Albert, BCN, 09/02/2018 - 21:52

Es que durante el pruses algunos politicos se creyeron lo de un sol poble y va a ser que en Tabarnia queremos vivir en paz foramando parte de España y Europa buscando la union de pueblos y no queremos volver a las tribus de la prehistoria

#2 Barretina a rosca, Black hole, 09/02/2018 - 13:27

Sencillamente y llanamente la Colau es indepe hasta la médula por eso apoya siempre a los Indepes, el Sr. Coscubiela ya dijo hace poco que la mayoría de sus votantes no son indepes.

Si es indepe no pasa nada si lo reconoce y no intenta engañar a sus votantes o te vas a un partido indepe y dejas de mentir a "tu" gente, como el Fachin.

#1 Cristobal, Granada, 09/02/2018 - 12:19

Error garrafal, difícil de contrarrestar ya a estas alturas del partido y, lo que es igual de peor, con unas consecuencias nefastas en el resto del Estado, tal y como se comprobará en el próximo ciclo electoral. Desgraciadamente, todo hay que decirlo.