Publicidad

La crisis del Mobile hunde su imagen

Colau, desbordada

Ada Colau, durante una intervención en un acto del Mobile World Congress

Aunque cuando Ada Colau llegó a la alcaldía de Barcelona mostró ciertas reticencias sobre el Mobile World Congress (MWC), para cultivar una cierta imagen de izquierdismo antiglobalización, pronto se dio cuenta de la importancia que ese evento tenía -y tiene- para la capital catalana. Entonces, pasó a convertirse en una entusiasta defensora del certamen tecnológico.

Ahora, sin embargo, ha demostrado una nula capacidad de reacción ante la rápida crisis del MWC, que le cogió absolutamente desprevenida. Fuentes de los comunes, la coalición política que lidera Colau, aseguran que la alcaldesa se vio totalmente desbordada por los acontecimientos, y sólo al final, cuando la cancelación ya era un hecho, tuvo una percepción clara del importante coste de imagen que había sufrido con este episodio.

Las mismas fuentes dicen que la alcaldesa, una persona para la cual su imagen política es la prioridad máxima, está desolada. El mayor problema, añaden estas fuentes, es que ha quedado claramente demostrado que su incidencia en un asunto de tanta importancia ha sido nula. Y esta irrelevancia es un golpe muy fuerte para alguien con la ambición política de Colau.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad