Publicidad

Sin Govern, ni elecciones, ni instituciones

Democracia fallida

Detalle de la entrada del Palau de la Generalitat de Catalunya

En estos momentos, es total y abierto el enfrentamiento ideológico y de estrategia en todos los niveles entre Esquerra y Junts per Catalunya (JxC), que forman la coalición que gobierna la Generalitat. Así, durante el reciente acto de JxC en Perpiñán, una dirigente con gran influencia, como Clara Ponsatí, incluso afirmó que la principal apuesta estratégica de su socio de coalición, ERC, la mesa de diálogo con el PSOE, es “una engañifa”.

Y Sergi Sabrià, un peso pesado de Esquerra, afirmó en el Parlament, dirigiéndose a  Torra respecto a la actitud de JxC, que “menospreciaba públicamente” esa mesa de diálogo, “debilitando la posición” de los negociadores independentistas. Y Torra, por su parte, expresó en la cámara su apoyo Ponsatí a pesar de haber calificado la negociación de “una engañifa”. Además, atacó a Roger Torrent, presidente del Parlament y dirigente de ERC, porque, en su opinión, no le defendió cuando fue inhabilitado como diputado.

La ruptura de la coalición gobernante, que además tiene como consecuencia el bloqueo de facto de la actividad institucional, provoca inmediatamente en cualquier país democrático una convocatoria de elecciones. Eso no ocurre en Catalunya, donde las instituciones, paralizadas, son utilizadas para intereses de tipo partidista e incluso personal en algunos casos, sin que estén funcionando los mecanismos normales de los sistemas democráticos.

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Ramon, Barcelona, 09/03/2020 - 18:18

No tinc cap dubte de que estem en franca decadència com a societat democràtica; qüestió que crida l'atenció quan per altra banda existeix un sentiment supremacista de la majoria independentista.