Publicidad
Confidencial · 23 de Octubre de 2019. 00:20h.

Descontrol de los Mossos

Torra ataca a la policía catalana

Descontrol de los Mossos

El presidente Torra saludando a mandos de los Mossos d'Esquadra

El control sobre los Mossos d’Esquadra es en estos momentos difuso y débil. Por una parte, el presidente Torra ha exigido al consejero responsable del cuerpo, Miquel Buch, que “se inicien de inmediato todas las investigaciones” sobre la actuación de la policía catalana en los recientes disturbios y que “se abran expedientes y depuren las responsabilidades” correspondientes. Es decir, el presidente de la Generalitat quiere que se sancione a mandos del cuerpo policial por haber actuado contra los activistas violentos del independentismo.

Y por otra parte, Torra está intentando que Buch sea destituido por las mismas razones, o sea, porque el consejero de Interior no ha conseguido que los Mossos hayan actuado durante los desórdenes como cómplices de los independentistas. Sin embargo, Buch sigue en el cargo por los difíciles equilibrios dentro de Junts per Catalunya y el PDECat, y por la imagen negativa que daría la destitución del responsable de la policía durante una grave crisis del orden público. Pero, lógicamente, cuando la situación se normalice, el futuro del consejero será muy dudoso.

Estos dos elementos están poniendo en una situación de grave peligro el control real sobre un cuerpo que cuenta con alrededor de 17.000 agentes armados. Esta volatilidad respecto al mando institucional sobre la policía catalana está provocando una profunda preocupación en diversos sectores de la administración española, que empiezan a ver inevitable que el Estado asuma directamente el control de los Mossos. Los graves disturbios de estos días han acentuado esta inquietud.

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 Mesetario, Meseta, 23/10/2019 - 17:17

(sigue) Lo mismo para el resto de autonomías, para los ayuntamientos, y para el gobierno central:
Que cualquiera de estas instituciones necesita contratar a una, diez, o diez personas para ciertas funciones, que todo cristo vigile su contratación.

#1 Mesetario, Meseta, 23/10/2019 - 17:14

La solución es muy fácil:
Que la autonomía catalana se queda sin poli, sin "embajadas", sin medios de comunicación públicos, sin competencias en prisiones, y que únicamente pueda decidir cuántos funcionarios quiere contratar y para qué, pero que la contratación se haga desde el gobierno central con la vigilancia de todos los partidos polít