Publicidad

El caso de los CDR, un golpe letal

El derrumbe

Imagen de la operación de la Guardia Civil contra un grupo de los CDR

A raíz del fracaso del proyecto independentista durante el otoño de 2017, el independentismo catalán entró en una dinámica de descomposición irreversible, que ha implicado una progresiva pérdida de su antigua capacidad de influencia sobre la sociedad catalana. Este creciente aislamiento social y político del independentismo es la causa de que, desde hace tiempo, haya tenido que limitarse a hacer ruido y gestos simbólicos, acompañados de actitudes aparentemente desafiantes muy cercanas al ridículo.

En este escenario, la detención y encarcelamiento de miembros de los CDR, acusados de terrorismo, ha tenido un impacto muy negativo sobre la estrategia indepdentista, que está basada ya únicamente en la propaganda. Es evidente que muchos sectores ciudadanos miran hoy con desconfianza y sospecha hacia los grupos más radicales del independentismo, lo que implica un golpe muy fuerte a la imagen de movimiento pacífico y democrático que los independentistas pretenden difundir.

En este sentido, la propaganda es ya casi el único objetivo de muchos de los sectores independentistas, y si ese objetivo se tambalea, la situación real es de derrumbe. Además, ven cómo se acerca la sentencia del juicio por los hechos del otoño de 2017, constatando que no tienen capacidad para contestar. Y será muy dificil que puedan explicar a sus fieles que sus líderes son condenados por la justicia española sin que sean capaces de replicar de una manera contundente.

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 Didac, Barcelona, 30/09/2019 - 16:12

L'article del "convers" Puigverd d'avui a La Vanguardia ja es prou aclaridor doncs compara els sediciosos amb una rata que s'ha introduit dins l'habitació on es vivia amb tranquilitat i bona convivencia, i davant d'això només hi ha dues opcions, aplacar-la a cops d'escombra o fer un forat i que marxi, talment com van fer el pastisser-boig i c

#2 botifler1914, Waterluxe, 30/09/2019 - 10:48

La mejor respuesta es ir a trabajar, con ropa limpia, peinados y duchados y sobre todo con una sonrisa en la cara.

#1 Pan con tomate y jamón Ibérico, La peste amarilla daña el cerebro…, 30/09/2019 - 10:31

A los niños no se les educa dándoles todos los caprichos, y el catalanismo lleva cuarenta años pataleando como un niño malcriado...

No me cabe duda del hundimiento separatista. Pero una vez desmantelado todo el montaje sectario ¿existe alguna terapia prevista para recuperar a los adeptos...? además del... ¡a la cama sin TV3!