Publicidad

El coronavirus acaba con el proceso

El final

Imagen de una bandera ‘estelada'

Incluso fuentes del independentismo catalán reconocen que la grave situación creada por la emergencia global de la epidemia del coronavirus es un hecho que implica un golpe letal contra el proceso independentista. Este proceso, además, se encontraba ya en una fase absolutamente terminal, aunque algunos sectores se negaban a aceptar la realidad, como los que se mueven en la órbita de Puigdemont y el grupo de Waterloo.

Estos procesistas mantenían la apariencia de que el proceso seguía vivo, mediante la utilización de la mayoría de los medios de comunicación catalanes, pero estos medios tienen que ocuparse ahora del asunto de la epidemia. En este sentido, la crisis del coronavirus es de una gravedad tan considerable que ha borrado el conflicto independentista de la primera línea informativa.

Y el proceso, sin el amplio eco que le daban los medios de comunicación afines, se hunde, porque sólo era eso. Humo. Sus protagonistas hacían algunos gestos y representaban performances simbólicas. Después, sus publicistas de los medios que controlan daban un tratamiento informativo a estos episodios como si fuesen reales, es decir, como si fueran muy importantes. Todo esto se ha derrumbado ahora con el coronavirus.

Publicidad
Publicidad

10 Comentarios

Publicidad
#7 Miquel, Girona, 21/03/2020 - 23:15

No crec jo,. I per què tanta gent a la manifestació independencia a Perpinyà? Lo que sí s'ha parat per la pandèmia. Però no és que hagi mort, crec al contrari més fins i tot.

#6 Maria dolors, Maria de la salut, 21/03/2020 - 19:39

Tenim clares les prioritats.no com el govern espanyol que anteposa els bens a les persones i el interes patritic(amb comptes a suissa) a la veritat.
Pero no oblideu que "los sueños, sueños son"
No teniu cap comentari d' opinio mes interesnt que aquest?.
Moriran i estan morint catalas, indepes o no.sento que el virus no sigui(com a lo millor desi

#5 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 20/03/2020 - 22:56

Con el prusés no sé, pero con el nazionalseparatismo no. Al menos que yo sepa ningún virus ha acabado con una religión nunca. Ni aunque sea una religión milenarista de fanáticos redomados como esta. Las sectas solo se acaban combatiéndolas o por suicidio de todos cuando lo diga el gurú de turno.

#4 Pere, Lleida, 20/03/2020 - 14:22

Tot i així, estan utilitzant la crisi sanitària per atacar a l'Estat en "totes" les seves compareixences. Crec que al govern central ja li ha caigut la bena dels ulls: amb gentussa com aquesta, d'un nivell ètic i moral tan baix, és impossible negociar res.

#3 Onofre de Dip, Barcelona, 20/03/2020 - 10:06

Yo no sería tan optimista, Xavier.
El coronavirus es espectacular, sin duda, aunque algún día le daremos la puntilla. Pero el virus del puro odio, que es el que mueve a un millón de paisanos irreductibles, no tiene tratamiento ni cura. Ahora pasa por una fase de eclipse, pero volverá.
Esa es la fija.

#3.1 Fran, Vilassar de dalt, 20/03/2020 - 10:43

Onofre, discrepamos en buena parte

Lo que mueve al millón de soberanistas es su parte del pastel; los llepasubvenciones, los apesebrados, los miles de funcionarios que en la privada no servirían ni para barrer las calles y que ahora se aseguran un buen sueldo, los pensionistas insolidarios que solo buscan acrecentar su pensión .... ¿sigo?

#3.2 CMR, BCN, 20/03/2020 - 18:40

Fran, yo discrepo contigo. No niego que tengas parte de razón: si cortas el grifo se acaba mucho de esta basura. Pero un odio así no se consigue sólo a cambio de un plato de lentejas.

La mayoría de los nazis siguieron siendo nazis tras la II Guerra Mundial, a pesar de la aplastante evidencia y el sufrimiento causado.

#3.3 Protágoras, bcn.España, 20/03/2020 - 19:34

El virus nacionalista es más agresivo y contagiosos que el Covi19, pero a diferencia de este no son los mayores los más vulnerables sino los niños. Mientra haya maestro portadores la epidemia continuará haciendo estragos. Hay que cortar la financiación pero lo principal es impedir que los portadores sigan contagiando a los niños.