Publicidad

Con Sánchez, igual que con Rajoy

El mito del diálogo

El PSOE y su estructura mediática siempre ha sostenido que la apuesta del independentismo catalán pudo desarrollarse y legar a las situaciones que se produjeron en septiembre y octubre de 2017 porque el Gobierno del PP, presidido por Mariano Rajoy, había actuado con pasividad, sin hacer política y no ofreciendo aternativas a los independentistas.

Los dirigentes del PP contestaban que el planeamiento cerrado del independentismo, exigiendo negociar un referéndum sobre la independencia de Catalunya, y que el Gobierno del Estado obligase a la fiscalía a retirar las acusaciones contra los dirigentes enjuiciados, era un planteamiento que hacía inútil cualquier tipo de negociación con el independentismo catalán.

La vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo, ha tardado varios meses para reconocer que la negociación no es viable. Así, cuando el pasado viernes anunció la ruptura de las negociaciones, dijo: "Cuando las dos partes sostienen dos posiciones inconciliables, hay que parar. Simplemente, hay que parar, no cabe otra alternativa. Los partidos que sostienen al Govern tendrán que explicar por qué rechazan una oferta de diálogo bastante razonable. No tiene sentido que la sociedad no tenga las claves claras de lo que pretende este Gobierno”.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad