Publicidad

Catalunya, raya roja para Sánchez

El PSOE no negociará

Pedro Sánchez con Quim Torra, durante una reunión de ambos en La Moncloa

Pedro Sánchez, consciente de la debilidad de Ciudadanos ante el 10-N, considera que la mejor posibilidad del PSOE para ampliar su ámbito electoral es entrando en las zonas más centristas. Este convencimiento le empuja a alejarse claramente de los independentistas catalanes como un posible apoyo para una eventual investidura. En estos momentos, Sánchez no quiere dar la imagen de que está hipotecado por los independentistas o por Pablo Iglesias.

Esta posición del líder del PSOE ha recibido un notable refuerzo con la operación judicial contra miembros de los CDR, a los que se acusa de terrorismo. Cuando quedan menos de 50 días para las elecciones generales españolas, Sánchez y sus asesores más cercanos están absolutamente convencidos de que la imagen de cualquier acercamiento a los independentistas catalanes podría ser extremadamente tóxica para las posibilidades electorales de los socialistas.

Una consecuencia de esta situación, según fuentes del PSOE, es que Sánchez, que será probablemente después del 10-N el candidato con más posibilidades de llegar a La Moncloa, no tiene ninguna intención de negociar con los independentistas catalanes. Además, es dudoso que los barones de más peso en el partido le permitiesen un acercamiento al independentismo. En estos momentos, los independentistas son una raya roja muy clara para el PSOE.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad