Publicidad

La independencia ya es sólo una palabra

Esto es autonomismo

Las banderas catalana y española, en el Palau de la Generalitat

Algunos dirigentes independentistas, ubicados ideológicamente en las corrientes moderadas, dicen que, si se prescinde del humo de las gesticulaciones simbólicas y de la épica verbalista y exclusivamente virtual, la realidad es que el Govern de la Generalitat y los partidos que forman la coalición del Ejecutivo que preside Quim Torra están haciendo -o intentando hacer- una gestión totalmente autonomista.

Estas fuentes señalan que el problema es que esa fachada de gestos irrelevantes y de palabras vacías oculta la realidad. Además, la gestión puramente autonómica no tiene una gran visibilidad, precisamente porque la administración de la Generalitat está paralizada por el ruido de las campañas propagandísticas sobre las reivindicaciones independentistas, y la publicidad para intentar desprestigiar el nivel democrático del Estado español.

Sin embargo, si se analizan las posiciones reales -los hechos-, el planteamiento no es de una ruptura unilateral ni de enfrentamiento con el Estado, sino que las peticiones son de un perfil muy bajo. En este sentido, cuando los dirigentes verbalmente más radicales y con más capacidad teatral de aparentar posturas épicas, plantean sus exigencias al Estado, resulta que todo se reduce a pedir -más bien suplicar- una reunión que puedan presentar ante las bases independentistas como algún tipo de negociación.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad