Publicidad

El coste del fracaso independentista

Futuro retroceso

Las banderas de Catalunya y España, en el Palau de la Generalitat

Una de las consecuencias más importantes del fracaso total del proyecto independentista, que ha terminado con derivaciones que incluyen el ridículo y la farsa, además de juicios con unas condenas previsiblemente duras y con fugados al extranjero, será, con total seguridad, un futuro y considerable retroceso del independentismo en Catalunya.

Fuentes independentistas admiten que los graves errores cometidos provocarán que muchos jóvenes que podían haber asumido con naturalidad la reivindicación independentista, tengan a partir de ahora muchas reservas después de constatar las falsedades, la división, la debilidad de este último proyecto y la incapacidad de la gran mayoría de sus impulsores. Las duras condenas que seguramente sufrirán los dirigentes actualmente procesados y a la espera de juicio, también serán otro factor disuasorio.

Por otra parte, el Estado español no olvidará este intento, y se mantendrá muy vigilante sobre Catalunya, una actitud que hará muy difícil que se desarrolle cualquier proyecto independentista razonable y con perspectivas de éxito. Es previsible que incluso el actual nivel de autogobierno, calificado despectivamente por los sectores más radicales como autonomista, experimente un claro retroceso.

Publicidad
Publicidad

4 Comentarios

Publicidad
#4 Descendent de Carlemany, Queralbs, 31/12/2018 - 15:25

I tant coooooof coooooooof.

#3 La Mare Superiora, Saint Kitts and Nevis, 31/12/2018 - 15:24

Què diu aquest home? Sàpiga que el jovent seguirem al peu del canó.

#2 Juan García, Ciutat de la Justicia, 31/12/2018 - 08:20

Amen

#1 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 31/12/2018 - 00:43

"És previsible que fins i tot l'actual nivell d'autogovern, qualificat despectivament pels sectors més radicals com a autonomista, experimenti un clar retrocés."
Si lo hace que no se rasguen luego la svestiduras. Al fin y al cabo ellos no aprecian en lo que vale la autonomía, y quien no aprecia lo que tiene merece perderlo.