Publicidad

Acampada esperpéntica

Intereses electorales

Imagen de la acampada en la plaza Universidad de Barcelona

Los intereses electorales y, también, la corrección política, han impedido que las instituciones de Barcelona y Catalunya, es decir, el Ayuntamiento y la Generalitat, estén permitiendo que grupos reducidos y marginales, supuestamente independentistas, mantengan cortado el tráfico rodado en una zona céntrica de Barcelona, mediante una acampada en la plaza Universidad de la ciudad. Estos grupos dicen que protestan contra la sentencia del proceso soberanista catalán.

Los flirteos de Ada Colau con los independentistas y su pánico a empañar su supuesta aureola progre, así como la protección desde la Generalitat a los colectivos que protestan contra la sentencia por cualquier método, junto al hecho de que la acampada se iniciase en plena campaña electoral del 10-N, han impedido que pueda restablecerse la normalidad en esta zona.

La gran mayoría de sectores económicos y sociales de la ciudad están estupefactos ante  lo que consideran una dejación de responsabilidades del Ayuntamiento y de la Generalitat de su obligación de mantener el funcionamiento normal de Barcelona. Mientras, los acampados se dedican a pelearse entre ellos, con acusaciones de robo de una denominada caja de resistencia. Y las elecciones ya han pasado.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad