Publicidad

Se mantiene al margen de la crisis

La CUP se escaquea

Los cuatro diputados de la CUP en el Parlament

Algunos colectivos independentistas catalanes están sorprendidos por la actitud pasiva, y aparentemente indiferente, de la CUP ante la grave ruptura entre Esquerra y Junts per Catalunya (JxC), que cuestiona el conjunto de la estrategia independentista, que estaba fundamentada en la unidad del independentismo.

La CUP está también asumiendo un perfil político muy bajo sobre la fulminante ofensiva de Puigdemont, apoyado por parte de JxC, para controlar el PDECat, mediante la defenestración de Marta Pascal que ocupaba el cargo de coordinadora general del partido. Los cupaires no han reaccionado con claridad ante esta situación.

Y, siguiendo la misma estrategia, la CUP parece que ha aceptado, sin ninguna crítica consistente, que JxC y Esquerra hayan decidido cerrar durante dos meses y medio -de momento- el Parlament, ante la incapacidad de ambas formaciones para llegar a un acuerdo y rehacer la unidad del independentismo catalán.

Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Chris, Lleida, 30/07/2018 - 02:26

Aquests volen no perdre la ocasió de rebre els vots de la gent processista decebuda, tant a la dreta com a la esquerra (els hi és indiferent ja a quin color votar quan l'objectiu il·lusori és comú). Així es garantiran tenir la majoría parlamentaria, i possíblement continuar governant, mentre aquests dos nens s'esbarallen. Quina por si guanyen!