Publicidad
Confidencial · 22 de Noviembre de 2019. 00:15h.

La ‘nueva política’

Colau 'se traga' los ERE andaluces

La ‘nueva política’

Ada Colau con Pablo Iglesias, durante un acto electoral

Los comunes irrumpieron en la política catalana y española asegurando que representaban una nueva manera de hacer las cosas en la administración pública, muy deslegitimada por los numerosos episodios de corrupción. Ahora, los principales representantes de esta nueva política, Podemos, han firmado un pacto para gobernar el Estado con el PSOE, un partido que ha sido golpeado estos días por uno de los más importantes casos de corrupción desde la transición española: los ERE de Andalucía.

Sin embargo, los comunes, con algunas honrosas excepciones, han mirado hacia otro lado y se han tragado la corrupción socialista para conseguir entrar en un Gobierno de Pedro Sánchez, lo que les permitiría el reparto de cargos, sueldos, y concesiones de servicios públicos a las empresas de los amigos. La nueva política ha envejecido de golpe súbitamente.

En Catalunya, el referente de esta nueva politica es la coalición que dirige Ada Colau, que no ha planteado ninguna objeción al pacto con un partido que durante su larga etapa de gobierno en Andalucía repartió entre los nuestros casi 700 millones de euros. La alcaldesa de Barcelona, una antigua militante de los grupos que luchaban contra los desahucios de viviendas, pacta ahora con los protagonistas del expolio andaluz, calla y otorga.

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 22/11/2019 - 23:54

Lo único que le preocupa a la Falsa es el contubernio cojn los separatistas. Los parados andaluces o los de aquí le resbalan. A partir de ahora quedan deslegitomados los dos para criticar a PP o a Vox o a Perico de los palotes. Al tragarse el tazón de mierda de los EREs se hacen cómplices de la corrupción, como ERC con la Convergencia de los mil no

#1 Alejandro, Villadecans, 22/11/2019 - 08:15

Bueno que se puede esperar de la que entro diciendo que iba a exigir a la Generalitat que devolviera a Barcelona los 300 millones de euros que le habían prestado, y a los 2 días se olvidó del tema y a saber cuántos millones más habrán ido a la Generalitat de los bolsillos barceloneses