Publicidad

Opciones de Madrid si hay disturbios

Las cuatro amenazas

Banderas españolas durante una manifestación

Aunque la eventual aplicación a la Generalitat de Catalunya por la administración española del artículo 155 de la Constitución acapara todas las polémicas, la realidad es que el Ejecutivo estatal en funciones que preside el líder del PSOE, Pedro Sánchez, tiene otras tres opciones para afrontar un eventual agravamiento de la situación catalana.

Una es la aplicación de la ley de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado de 1986, que establece que “cuando en la prestación de un determinado servicio o en la realización de una actuación concreta concurran, simultáneamente, miembros o unidades de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y de la policía de la comunidad autónoma, serán los mandos de los primeros los que asuman la dirección de la operación”.

Un objetivo similar, el control de los Mossos d’Esquadra por las fuerzas de seguridad estatales, se conseguiría con la aplicación de la ley de seguridad nacional, de 2015. Y por último, la administración española tiene la posibilidad de declarar el estado de alarma, el de excepción o el de sitio, desarrollados por la ley orgánica 4 / 1981. El estado de alarma ya lo aplicó en 2010 el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente del Ministerio del Interior. Se hizo a causa de una huelga de controladores aéreos, que fueron militarizados.

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 Manuel, Barcelona, 11/10/2019 - 14:53

Hace tiempo que el Gobierno deberia haber aplicado el 155 es una verguerza la actuacion del Gobieno

#2 Veciana, Barcelona, 10/10/2019 - 15:18

Se lleva la mala fama el PP pero esas cosas sólo las hacen los sociatas,sin despeinarse además.

#1 Didac, Barcelona, 10/10/2019 - 15:17

Qualsevol opció serà benvinguda per aplacar d'una vegada aquesta divisió i enfrontament que els sediciosos comandats pel pastisser-boig a través del seu titella torrat aplica per destruir la pau social. Ara convé una sentencia dura i estricte, una eurordre per caçar els fugitius i sobretot una dosis generosa de xarop de trena a qualsevol rebel