Publicidad

Quiso ocultar que iban a Waterloo

Los complejos de ERC

Imagen de archivo del líder de ERC, Oriol Junqueras

El comportamiento de la dirección de Esquerra ante la fracasada cumbre unitaria que hace unos días intentó realizar el ex presidente Puigdemont en Waterloo, indica que el partido que dirige Oriol Junqueras todavía actúa bajo la influencia de algunos complejos, probablemente  relacionados con el miedo a la posibilidad de que puedan ser acusados de traidores y botiflers.

Fuentes del partido admiten que, ante esta convocatoria de Puigdemont, Esquerra intentó que se extendiera la idea de que la dirección se negaba a participar en la reunión. Después, cuando el encuentro de Waterloo iba a comenzar, se hizo otro intento en el mismo sentido, dejando que se dijera que en nombre de Esquerra participaba Toni Comín, que de hecho está desvinculado del partido. Finalmente, apareció Sergi Sabrià.

También se ha sabido que la dirección de Esquerra había condicionado su participación en la reunión al hecho de que fuese muy discreta, es decir, que no se facilitase públicamente la lista de asistentes. Esta propuesta no salió adelante, y el partido intentó seguir manteniendo la ambigüedad, aunque al final quedó claro que no sólo participaba, sino que lo hacía con un dirigente del máximo nivel. ¿Qué sentido tiene este episodio?

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad