Decepción independentista

Marchena aguanta

Imagen del magistrado Manuel Marchena, presidente de la sala del Supremo que juzga a los independentistas procesados

Fuentes independentistas admiten que se ha extendido una cierta decepción por el hecho de que el magistrado Manuel Marchena, que preside el tribunal que juzga a los independentistas procesados por los hechos del otoño de 2017, esté manteniendo con firmeza el tono profesional y totalmente imparcial con el que actúa desde que comenzaron las sesiones del juicio.

La gestión de Marchena está desmontando de manera sistemática el proyecto independentista de crear, mediante la correspondiente campaña de propaganda, la sensación de que los independentistas catalanes serían juzgados por un tribunal parcial, que actuaría con criterios no jurídicos ni profesionales, y con una clara obediencia al poder político español.

Además, según las mismas fuentes, esta actitud del presidente del tribunal cuestiona las perspectivas de éxito del recurso que los procesados plantearán, cuando haya sentencia, ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, ya que Marchena no está dejando abierta ninguna opción para que el tribunal pueda ser acusado de parcialidad. Por tanto, el independentismo es pesimista sobre el recurso a Estraburgo.

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#2 Catalana, Barcelona, 07/05/2019 - 00:22

Aguanta como el cemento. ¿Cómo se puede defender su imparcialidad? El hecho de no aceptar la visión inmediata de videos - en nuestro siglo un documento indiscutible - demuestra su mala fe aunque sea con pátina de buen profesional. El no ver estos vídeos en el momento de las declaraciones, hace que pierdan valor por no verse en su contexto!

#2.1 María, Barcelona, 07/05/2019 - 12:13

Sabes cómo funciona un juicio de éstas características? Creo que no.
Quien manda es el magistrado y Marchena ha dicho por activa y pasiva que se visionaran en su momento.

#1 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 06/05/2019 - 22:51

Marcjhena es de lo poco decente que aún queda para hacer frente al separatismo. Han fallado y siguen fallando demasiadas cosas en la contención-eliminación del golpe de estado separatista.