Publicidad

Presiona para conseguir una marcha atrás

Mas ha vuelto

Imagen de archivo de Artur Mas con Carles Puigdemont

Desde que el Tribunal de Cuentas impusiera a Artur Mas, y al resto de juzgados por la organización de la consulta del 9-N de 2014, la obligación de afrontar la devolución de más de cinco millones de euros a la Generalitat, el ex presidente mantenía un perfil muy bajo sobre la evolución de la situación política catalana.

Sin embargo, la reciente dinámica política y social en Catalunya ha llevado a Mas a volver a la primera línea, abandonando totalmente la discreción que estaba manteniendo, ya que estos últimos días está hablando y actuando de forma clara y sin ocultar sus opiniones sobre la coyuntura actual.

Mas, según fuentes del PDECat, ha vuelto para intentar presionar en el sentido de una marcha atrás de la dinámica independentista. El detonante de esta decisión ha sido la desbandada de grandes empresas y bancos de Catalunya ante la inestabilidad que se ha creado. Mas ha considerado que es necesario frenar esta dinámica y evitar los radicalismos.

Publicidad
Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#6 Uz, Valencia, 21/10/2017 - 00:33

Contigo empezó todo!

#5 opinante, Barcelona, 20/10/2017 - 23:43

Vamos que iba de farol, pues Rajoy tiene buenas cartas ...

#4 joan andreu, zaragoza, 20/10/2017 - 15:55

A buenas horas, mangas verdes.

#3 Sebastià, Manresa, 20/10/2017 - 14:55

Ara vol fer marxa enrera? Ell que va ser el mes gran piromen de tot aquest desgavell? O es que la multa de 5,2 Mill. l'ha aplacat?. Per cert que aquests 2Mill. que ha avançat cal esbrinar d'on han sortit perque si els ha recollit de la pobre gent que ha fet donatius això s'ha de denunciar a Hacienda perque LES DONACIONS TRIBUTEN! No es pot escapar!

#2 A, Mataro, 20/10/2017 - 10:58

Aquest senyor que és el que va tirar la primera pedra decisiva per engegar el procés ara es tira enrere. Serà allò de les rates. No sabia el que es feia?
Ell potser no per els seus assessors àulics si.
Com el pobre Puigdemont que no sap en quin merder l'han posat.
Pobre, trista, bruta i disortada Catalunya que deia l'Espriu.