Publicidad
Confidencial · 14 de Junio de 2018. 00:10h.

Nadie protesta por el “farol”

El independentismo ‘se traga’ la farsa

Nadie protesta por el “farol”

Imagen de archivo de la ex consejera Clara Ponsatí

La ex consejera Clara Ponsatí, que reside en Escocia fugada de la justicia española, ha admitido que la fase final del proceso soberanista fue una farsa impulsada por los dirigentes independentistas -ha señalado al anterior Govern-, ya que ha declarado que el Ejecutivo  de Puigdemont  “jugaba al póquer” con el Gobierno español y que además iba “de farol”.

Sin embargo, aunque Ponsatí ha dejado claro con estas frases que no había un proyecto real de república catalana, ni estructuras de estado, ni garantías de nada, no se ha producido ninguna protesta. Es decir, el independentismo acepta en silencio que fue engañado por el Govern de Puigdemont y el resto de dirigentes independentistas.

El independentismo, que es tan activo cuando se trata de denunciar cualquier actuación de los sectores no independentistas catalanes que considere no ajustada a la realidad, se traga ahora en silencio la constatación de que el proyecto independentista fue un “farol”, una constatación que procede además de una de sus impulsoras desde el Govern de la Generalitat.

Publicidad

4 Comentarios

Publicidad
#4 Barretina a rosca, Black hole, 14/06/2018 - 19:59

Eso no es cierto, Ester Capella se ha quejado y ha hecho de Torquemada del Tribunal de la Santa Inquisición del proceso.

#3 M, Sabadell, 14/06/2018 - 14:34

Algunas personas carentes de personalidad propia, se aferran a unos ídolos, y todo lo que hagan estos ídolos lo encuentran bien hecho, incluso que les mientan, les tomen el pelo y se aprovechen de ellos.
No pueden nunca reconocerlo, pues ello destaparía que se comportan como borregos que forman parte de un rebaño.

#2 "EL FAROL", Barcelona, 14/06/2018 - 10:01

Si solament fos aixo
Pero aixo tot just comença

NO PROBLEM, la culpa sempre es d'ELS ALTRES

#1 Juan García, Ciutat de la Justícia, 14/06/2018 - 07:47

Els manuals de psicologia expliquen que, en general, els individus ens creiem més intel·ligents que les persones que ens envolten. Acceptar que ens han enganyat és molt difícil d'assumir i reconèixer, si a més parlem d'una part important de la societat encara ho es més.