Publicidad
Confidencial · 10 de Julio de 2018. 00:27h.

Negociar la rendición

Uno de los objetivos independentistas

Negociar la rendición

Las banderas catalana y española en el Palau de la Generalitat

El movimiento independentista catalán tiene ahora un importante problema, tras el inicio de la distensión con la administración española, una distensión que implica el inicio de la entrada en la vía autonomista para negociar las reivindicaciones catalanas relacionadas con el autogobierno y para intentar una ampliación de la base social independentista.

El problema es que, de hecho, se está empezando a negociar una rendición política y, por tanto, el independentismo tiene que conseguir, por una parte, unas ciertas garantías de que no habrá más represalias, y por otra, debe llegar a un acuerdo con la administración española para que en ningún momento parezca que se está negociando una rendición.

Fuentes del independentismo más moderado admiten que no será fácil gestionar la situación que se abre a partir de este lunes, porque la presión de los sectores más radicales será muy fuerte, e intentarán que el proceso de distensión descarrile, incluso con movilizaciones en la calle. En cualquier caso, también reconocen que la capacidad movilizadora de los radicales ha disminuido de forma considerable.

Publicidad

0 Comentarios

Publicidad