Publicidad
Confidencial · 7 de Noviembre de 2018. 00:23h.

Ni siquiera una ‘cacerolada’

Debilidad independentista

Ni siquiera una ‘cacerolada’

Imagen de una 'cacerolada'

Durante estos últimos años de desarrollo del proceso soberanista, una forma de protesta que llegó a convertirse casi en una tradición contra decisiones contrarias al proyecto independentista era la cacerolada. Cualquier actuación contra el proceso era contestada la misma noche con un concierto de cacerolas en las principales ciudades de toda Catalunya.

Sin embargo, parece que esta tradición ha empezado a perderse, porque esta vez las cacerolas han permanecido en silencio ante una decisión tan grave para el independentismo catalán como las duras peticiones de la fiscalía contra los dirigentes independentistas procesados por los hechos que culminaron con la declaración de independencia de octubre de 2017.

Fuentes del movimiento independentista reconocen que la falta de respuesta a la actuación de la fiscalía contra los dirigentes procesados es una muestra de la debilidad actual del independentismo, que ha perdido una gran parte de su capacidad de movilización de los ciudadanos. Esta situación es una consecuencia del agotamiento de la militancia y de la división de los independentistas.

Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Pan con tomate y jamón Ibérico, II*II Enlloc, 07/11/2018 - 10:40

Los creyentes se hartan de ir a la procesión, sobre todo cuando el mosén y los monaguillos están como cabras. Y los agnósticos ni te cuento...