Publicidad

El independentismo no sabe qué hacer

No hay dirección

Una imagen de la última Diada

Mientras el Estado no cede ante las reivindicaciones del independentismo catalán, a pesar de los gestos -casi simbólicos- del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, el movimiento independentista está acentuando sus fracturas internas, lo que ha hecho inviable que tenga una dirección única que pueda marcar una estrategia concreta.

Así, el  líder de Esquerra, Oriol Junqueras, en la cárcel de Lledoners, ha asumido los antiguos planteamientos de Jordi Pujol cuando presidía la Generalitat, enfrentándose de esta manera de forma directa al radicalismo de Puigdemont, fugado de la justicia y residente en Bélgica. El PDECat, por su parte, está roto entre los afines a Puigdemont y los moderados, cercanos a las tesis de Junqueras.

Esta división del PDECat se ha trasladado a los grupos parlamentarios del Parlament y del Congreso de los Diputados, lo que ha aumentado la confusión. Por último, la Asamblea Nacional Catalana, apoyada por la CUP, no tiene poder institucional, una circunstancia que le está haciendo perder influencia sobre el resto de formaciones independentistas. La conclusión es que el independentismo no tiene dirección.

Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 M, Sabadell, 14/09/2018 - 16:45

Lo único que saben hacer es marear la perdiz, y mientras tanto discutir si son galgos o podencos.