Publicidad

Programa radical con obediencia al juez

Otra contradicción

Imagen de la sede del Tribunal Supremo en Madrid

Junts per Catalunya (JxC), el grupo del ex presidente Puigdemont, y Esquerra, han presentado un progama de gobierno para la legislatura con un contenido muy radical, que está basado en un supuesto escenario de vías unilaterales y de desobediencia al Estado y a sus instituciones, específicamente a la administración de justicia española.

Sin embargo, el independentismo vuelve a operar en un doble escenario: uno virtual, donde se producen, en un nivel de documentos o declaraciones, grandes proclamaciones independentistas y grandilocuentes y épicos gestos, y otro real, donde el independentismo tiene mucho cuidado para evitar que el Estado y el poder judicial puedan considerar que está cometiendo una ilegalidad.

En esta doble línea de actuación, el programa de planteamientos radicales ha sido acompañado en la realidad de una actuación de obediencia al magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena. Así, se ha suspendido el pleno parlamentario de investidura de Jordi Sànchez, que no ha sido autorizado a participar en la prevista sesión plenaria de la cámara. Otra contradicción entre las palabras y los hechos.

Publicidad

0 Comentarios

Publicidad