Publicidad
Confidencial · 7 de Abril de 2020. 00:40h.

Otra derrota independentista

La población no rechaza a los militares

Otra derrota independentista

Efectivos del Ejército en Sant Joan de Vilatorrada

Sectores amplios del independentismo catalán están recibiendo con estupor y una profunda decepción las informaciones sobre las iniciativas de diversos ayuntamientos y entidades de Catalunya solicitando la intervención de los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), en actividades relacionadas con la ofensiva contra la emergencia generada por la epidemia del coronavirus.

Esta sorpresa se acentúa cuando los dirigentes independentistas comprueban que diversos ayuntamientos y entidades no sólo piden ayuda al Ejército, normalmente a través de la delegación del Gobierno central en Catalunya, sino que muchas veces critican con dureza los obstáculos que la administración catalana intenta poner a la actuación de los efectivos de la UME.

Gran parte de la dirección del movimiento independentista catalán esperaba que el Ejército español fuese recibido en Catalunya con abundantes muestras de hostilidad y rechazo. Pero esto no se ha producido, y además, lo que ha ocurrido es que está habiendo muestras de apoyo a las fuerzas armadas del Estado, acompañadas de peticiones de ayuda.

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 Rafael Sainz Álvarez, El Masnou , 07/04/2020 - 18:44

Muchos independentistas primero son padres, madres, hermanos, etc. que no quieren que los suyos pasen lo que están pasando en muchos otros hogares y saben que hoy el ejercito no es invasor, que su principal misión es ayudar a salvar vidas, estos independentistas muestran su pragmatismo, no como ciertos líderes que no han hecho mucha tregua.
Gracias

#2 La Mare Superiora, Saint Kitts and Nevis, 07/04/2020 - 15:16

"Que venga la Guardia Civil,de frente y con fusil. "

#1 Esta noticia evidencia algo muy triste, Terrassa, 07/04/2020 - 00:07

La administración catalana obstaculiza la labor dl ejercito en Cataluña, incluso ahora, q viene, no a entrenar como muchas veces, sino a colaborar activamente para evitar muertes. Es decir, la administración catalana pone por delante d la salud d sus ciudadanos su ideología y su sectarismo, esperando q la ciudadanía les siga. Tristisimo.