Publicidad

Maniobras sobre la candidatura electoral

Tensión convergente

Imagen de un acto orgánico de Junts per Catalunya

Los dirigentes de Junts per Catalunya (JxC) y del PDECat afines a Puigdemont están intentando actualmente aumentar su control sobre las estructuras orgánicas de estas formaciones. El objetivo es imponer sus decisiones respecto a la designación del candidato de Waterloo a las elecciones que, según anunció el presidente Torra hace algunos días, se convocarán después de la aprobación del proyecto de presupuestos de la Generalitat.

Sin embargo, según fuentes de los ex convergentes, los delegados de Puigdemont han vuelto a chocar con una resistencia superior a la prevista. Los dirigentes moderados, que controlan parte del aparato de gestión del PDCat, se están enfrentando a las directrices de Waterloo, impidiendo de esta manera que el ex presidente fugado de la justicia española y su núcleo más cercano de dirigentes puedan imponer sus criterios.

Las mismas fuentes dicen que la tensión es alta, y que el problema principal para el grupo de Waterloo es que no está consiguiendo ningún tipo de consenso sobre su  candidatura electoral. La elaboración de esta candidatura, por tanto, está notablemente retrasada. Además, no hay garantías de que pueda evitarse que, cuando Puigdemont anuncie su lista, se presente otra alternativa por los moderados, un hecho que significaría la escisión de las estructuras convergentes

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad