Publicidad
Confidencial · 26 de Marzo de 2019. 00:05h.

Torra manipula al Síndic

El dictamen electoral es irrelevante

Torra manipula al Síndic

El Síndico de Agravios, Rafael Ribó, durante una intervención en el Parlament

La estrategia de ficciones, fake news y símbolos de Torra suele provocar daños colaterales. Esta vez, la víctima de sus ocurrencias ha sido la Sindicatura de Agravios, que dirige Rafael Ribó. El presidente de la Generalitat ha montado una sorprendente comedia a partir de un dictamen del síndico sobre si tenía o no que retirar el material propagandístico independentista de la fachada del Palau de la Generalitat, como exigía la Junta Electoral Central.

El primer problema es que Torra anunció que aceptaría como vinculante ese dictamen, cuando la realidad es que la Sindicatura de Agravios no tiene ninguna competencia legal sobre esta cuestión. Además, la opinión de este organismo no es vinculante en ningún caso para el presidente de la Generalitat. Es decir, Torra organizó un montaje dentro de otro montaje, instrumentalizando a la Sindicatura.

Por otra parte, el desprecio de Torra hacia la Sindicatura quedó de manifiesto por el hecho de que el presidente ya tenía el dictamen, y por tanto conocía su contenido, favorable a la decisión de la Junta Electoral, cuando insistía, aparentando una actitud de desafío y desobediencia, que se negaba a obedecer a la Junta, añadiendo que sólo aceptaría la decisión de la Sindicatura. Es decir, ya sabía que tendría que retirar las pancartas y los lazos cuando protagonizaba una actuación supuestamente rebelde siendo perfectamente consciente de que acabaría obedeciendo a la Junta Electoral. El impacto de todo esto sobre la Sindicatura ha sido, lógicamente, muy negativo.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad